Cómo Congelar las Verduras Cocidas para Mantener sus Nutrientes

Cocinar y congelar las verduras y hortalizas con antelación facilita mucho el día a día, además de contribuir a una dieta más sana y equilibrada. Por ello, hemos preparado un sencillo paso a paso. Más información:

¿Existe una forma correcta de congelar las verduras?

Para que las verduras cocinadas duren meses en el frigorífico y, cuando se descongelen, sigan siendo frescas, hay que cocinarlas de la forma adecuada.

La técnica del escaldado, que consiste en la pre cocción de las verduras para inactivar las enzimas responsables del deterioro de los alimentos.

A continuación, las verduras se colocan en un recipiente con agua y hielo para que el proceso de cocción se detenga inmediatamente, de esta forma se mantienen con textura natural incluso después de congeladas y descongeladas.

Existen dos métodos para cocinar los alimentos en la técnica del escaldado:

  • Agua hirviendo, con la olla destapada
  • Cocinar al vapor, utilizando una vaporera y una sartén con tapa

Paso a paso para cocinar y congelar verduras

Como ejemplo, se utilizarán las siguientes verduras: calabaza, calabacín, berenjena, brócoli, zanahorias, chayote, col y judías verdes.

Se pueden congelar hasta seis meses.

1. Higienización

Como las verduras se cocinarán a alta temperatura, no es necesario desinfectarlas con lejía, sino que basta con lavarlas bien bajo el grifo para eliminar los insectos o la tierra que puedan estar adheridos a ellas.

En el caso del brócoli, lo ideal es sumergirlo en agua con vinagre (una cucharada de la solución por cada litro de agua) durante diez minutos para eliminar los posibles insectos que pueda haber entre las flores. Después del proceso, únicamente hay que enjuagarlo en agua corriente.

Después de lavar todas las verduras, es el momento de cortarlas preferiblemente en trozos pequeños para facilitar la cocción. La excepción es la calabaza, que sólo debe cortarse por la mitad.

2. Cocinar

Para empezar, pon una olla con agua a hervir. A continuación, elija el método de cocción que prefiera (vapor o inmersión en agua).

Compruebe el tiempo de cocción de cada una de las verduras para que conserven su textura natural al descongelarse:

Calabaza: cada mitad, aún en su cáscara, debe hervirse en agua durante 8 minutos girada por un lado y 2 minutos por el otro. Esto hace que sea fácil de cortar.

  • Calabacines: 3 minutos en agua hirviendo y dos minutos al vapor.
  • Berenjena: 4 minutos en agua hirviendo y 3 minutos al vapor.
  • Brócoli: 4 minutos en agua hirviendo y 3 minutos al vapor.
  • Zanahoria: 4 minutos en agua hirviendo y 3 minutos al vapor.
  • Chayote: 4 minutos en agua hirviendo y 3 minutos al vapor.
  • Col: 3 minutos en agua hirviendo y 2 minutos al vapor.
  • Judías: 3 minutos en agua hirviendo y 2 minutos al vapor.

3. Escaldado

En este paso, tienes que llenar un bol grande con agua y mucho hielo.

Cuando las verduras alcancen el tiempo de cocción, páselas al agua helada para provocar un choque térmico que detenga el proceso de cocción.

Se puede utilizar el mismo recipiente para todas las verduras, siempre que se añada más hielo a medida que se pierde calor.

Después de que cada una de las verduras haya pasado por el proceso de escaldado, deben transferirse a paños de cocina limpios para que puedan escurrirse y secarse bien.

4. Congelación

Cuanto más seca esté la verdura, más durará en el congelador, por eso es tan importante secarla bien.

La recomendación es que cada persona consuma una taza de verduras por comida. De este modo, es posible congelarlos en su justa medida, facilitando su preparación diaria.

El almacenamiento puede hacerse en:

  • Frascos de vidrio esterilizados
  • Envases de plástico esterilizados aptos para el congelador
  • Bolsas de plástico esterilizadas para congeladores

Las porciones se pueden congelar por separado o combinadas. Por ejemplo, en una sola taza, se puede mezclar:

  • Col + calabacín + judías verdes
  • Berenjena + chayote + calabaza
  • Col + chayote + calabaza
  • Brócoli + calabacín + col
  • Calabaza + chayote
  • Berenjena + chayote
  • Calabacín + col
  • Col + judías verdes
  • Brócoli + zanahoria
  • Zanahoria + calabacín

Para facilitar el consumo, escriba en el envase, con un rotulador permanente, lo que está congelado y la fecha de caducidad.

Consejos congelar las verduras

Una vez picada, la berenjena debe ponerse en remojo en agua hasta el momento de la cocción para reducir el sabor amargo y que no se oscurezca.

Todas las verduras pueden cocinarse en la misma agua, por lo que no es necesario cambiarla.

El brócoli y la berenjena deben secarse bien porque ambos absorben mucho líquido.

En el caso de la col morada, hay que tener cuidado con los paños de cocina, ya que contiene un tinte natural que puede manchar los tejidos.

¿Cómo se descongela?

En el momento de consumirlas, sólo hay que sacar las verduras del congelador y pasarlas a una sartén caliente o llevarlas al horno con un chorrito de aceite y el condimento que se desee, solamente para que se doren y se calienten.

Artículos relacionados

Novedades del Blog

Si te gustan nuestra recetas, déjanos una clasificación y ayudanos a compartir en las redes sociales para poder seguir poniendo más recetas.

Haga clic en una estrella para clasificar la Receta ¡Gracias!

Valoración media 4.2 / 5. Votos: 24

Nadie ha votado la Receta ¡Puedes ser l@ primer@!

Como encontró esta receta de útil....

¡Síguenos en las redes sociales!

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.